Por Francisco Cubillo

Cinco minutos en google nos pueden iluminar rápidamente sobre una de las tendencias tecnológicas que podría ganar mayor territorio en el mundo de la moda: la indumentaria climatizada.

Una búsqueda en Amazon nos presenta desde chalecos con cubos de hielo hasta jackets con ventilación, todos productos dignos de ser props en un show de comedia de bajo presupuesto. Ahora Sony, el gigante de electrónicos nipón, quiere darle un tono serio -y medio cyberpunk- a un nicho tradicionalmente gracioso.

Con el tamaño aproximado de un smartphone, Reon Pocket opera como una unidad móvil de calefacción y aire acondicionado. La pequeña unidad climatizadora se coloca entre los omóplatos gracias a una camiseta especial, utilizando el efecto Peltier para controlar la temperatura corporal del usuario al mismo tiempo que manteniendo la comodidad dentro de una vestimenta formal.

Reon Pocket es resultado del programa de crowdfunding First Flight, una división de Sony dedicada a impulsar la innovación mediante el desarrollo de productos y negocios relevantes al contexto contemporáneo.

El dispositivo, disponible al público por aproximadamente $120, llega al mercado justo antes de verano, mientras el hemisferio norte se prepara para otro año de temperaturas de 40 grados después de un 2019 cuyo Junio fue clasificado como el mes más caliente en los registros modernos.

Vamos a necesitar más que esto

Según un estudio llamado «Futuro del nicho climático humano«, publicado por Proceedings of the National Academy of Sciences en los Estados Unidos, si el calientamiento global sigue su rumbo actual, 3 billones de personas podrían estar viviendo en condiciones de calor extremo para el año 2070.

Los investigadores advierten que, a menos de que se corte la cantidad de emisiones anuales las temperaturas se saldrán del nicho entre los 52 y 59 grados Fahrenheit el que los humanos han prosperado durante 6.000 años.

«Siguiendo el rumbo actual, la posición geográfica de los nichos de temperatura están proyectados a moverse más durante los próximos 50 años que durante los pasados 6.000», advierte el estudio.

Mientras tanto, según NOAA, a pesar de una baja de 8% en las emisiones de carbono, las proyecciones indican que 2020 tiene 75% de probabilidades de ser el año más caliente jamás registrado, a pesar de la inusual ausencia del fenómeno del niño.