Nota por Eduardo Cubillo

El creciente -y sorprendente- catálogo de juegos, los artefactos como el Nintendo Labo o el control con entrada para micrófono que se anunció recientemente, hacen que sin duda este sea un buen momento para adquirir un Nintendo Switch.

Eso si, con la nueva versión que llega al mercado el próximo 20 de septiembre, tenemos que tener claro qué necesitamos de la consola para decidir cuál vamos a adquirir.

Si disfrutás de los videojuegos pero no querés gastar mucho, el Nintendo Switch Lite es ideal para vos. Con un precio de $199 -a comparación de los $299 de la versión normal-, es una propuesta bastante atractiva para quienes busquen algo como un Gameboy Advance moderno y no una consola de sobremesa.

La nueva apuesta del gigante japonés tendrá un tamaño de 5,5 pulgadas en un panel LCD táctil capacitivo con una resolución de 1.280×720 píxeles, una batería con capacidad hasta para 6 horas con un chip mejorado y con compatibilidad con todos los juegos, que rendirán exactamente igual a un Switch normal en modo portátil.

Su defecto es no ser del todo recomendable como consola familiar, por ejemplo si queremos comprarla para que la compartan nuestros hijos, ya que sumando el costo de los controles adicionales sale casi igual que la versión normal, que incluye joycons separables para el multijugador y además se puede conectar al televisor.

La Switch Lite tendrá tres colores: azul, negro y amarillo, además de una edición especial con Zamacenta y Zacian, de Pokemon Escudo y Espada.

Considerando que es una versión $100 dólares más barata, con mejor rendimiento de batería en comparación a la versión estándar, definitivamente será un buena compra si va ser una consola personal de uso portátil.

Vale la pena recordar que en medio de todo esto todavía se espera que, ante las nuevas consolas anunciadas por Sony y Microsoft, además de las plataformas de Streaming como Stadia, Nintendo anuncie una versión con gráficas mejoradas de su dispositivo principal, que acaba de recibir una actualización en su autonomía energética pero ninguna mejora en el apartado visual.