Nota por Francisco Cubillo

Este fin de semana fue registrada oficialmente la primera muerte causada por el uso de vaporizadores. El caso, confirmado por el Instituto de Salud Pública de Illinois, es el primero en el que sucede producto de un efecto secundario del vapeo, distinto a un accidente mortal en el que el dispositivo explote a raíz de una falla técnica.

En lo que llevamos de Agosto los departamentos de salud de Wisconsin, Illinois, California, Indiana y Minessota han reportado más 94 casos confirmados de personas sufriendo problemas pulmonares serios después de usar sus vaporizadores. Todos experimentaron falta de aliento, tos y dificultad para respirar después de vaporizar. Algunos son tan serios que los pacientes requirieron ventilación artificial. En estados como Illinois la cifra se dobló la semana pasada, y las estimaciones dicen que el total de afectados es 200.

Los doctores estadounidenses se cuestionan la aparición repentina de enfermedades relacionadas a la vaporización de substancias, con algunas autoridades ligando varios casos a cartuchos de aceite de marihuana provenientes del mercado negro que podrían tener toxinas mortales u otros contaminantes.

Los cartuchos de aceite ilegales tienen una mezcla de aceite de THC diluido con agentes como glicol de propileno, glicerina, aceite MCT o lo que sea que decida añadir el químico autodidacta encargado de mezclarlos, por lo que no se sabe a ciencia cierta cual sea la causa directa.

En los estados legales como California la ley exige que todos los productos de marihuana vaporizables pasen rigurosas pruebas para certificarse libres de contaminantes, pero quienes operan en el mercado negro frecuentemente compran cartuchos vacíos provenientes de China para la distribución de sus aceites. Estos cartuchos no están sometidos a ningún estándar de calidad profesional, y podrían contener pesticidas, solventes residuales como hexano, plomo y otros metales pesados o cualquier número de irritantes, toxinas o alergenos desconocidos.

En Wisconsin, donde se han reportado 30 casos en las últimas dos semanas, las investigaciones han ligado algunos de los casos a una marca específica de cartuchos de marihuana. Algunos de los pacientes reportaron usar cartuchos de Dank Vapes, una marca bastante popular en el área.

A pesar de que Dank Vapes actúa como una empresa de verdad con todo y una presencia relativamente fuerte en redes sociales, en realidad es una marca ilegal y no está regulada. Según el experto de industria cannábica Mark Hoashi, Dank Vapes nisiquiera existe como una marca productora de marihuana, y es sólo una marca de cartuchos vacíos distribuida por quienes los llenan con aceites caseros.

Según reportes de BelCostaLabs, un laboratorio de pruebas de cannabis en California, los cartuchos ilegales usualmente contienen niveles inseguros de myclobutanil, un fungicida. Cuando se calienta este químico libera humos tóxicos incluyendo cianuro de hidrógeno, un químico que puede causar daño pulmonar serio y hasta la muerte.

Si van a fumar marihuana, mejor aléjense de los cartuchos para vaporizador.

Fuente: MerryJane