Por Francisco Cubillo

Un local llamado Eten Restaurant, parte del centro Mediamatic Biotoop en Ámsterdam, encontró la manera de ofrecerle a su clientela cenas románticas y seguras durante la crisis del Covid-19.

El concepto es llamado Serres Sepparées, y ofrece cabinas similares a invernaderos para que sus clientes puedan cenar cómodamente y además protegidos de un eventual contagio de Covid-19 por otros comensales.

Abiertas para reservaciones del 21 de mayo al 27 de junio, Serres Sepparées ofrece una cena de cuatro cursos basada en plantas, al lado de los canales de la ciudad. Según Mediamatic, nació de el deseo de «crear un ambiente sano e íntimo para que las parejas reconecten con el mundo exterior a su gusto».

«Estamos aprendiendo a limpiar, servir y retirar los platos de manera elegante, para que la gente sienta que se le ofrece un buen servicio» dijo Willem Velthoven de Mediamatic a Reuters, unos días antes de su primera prueba.

Para cuando DW reportó el primer ensayo, con empleados y amigos del restaurante, ya tenían perfeccionada la manera de servir, con caretas plásticas para que los comensales pudiesen ver a sus meseros y empleando tablas de madera para servir manteniendo la distancia.

En Holanda, los restaurantes se mantienen cerrados al público hasta este 19 de mayo, aunque las cocinas están abiertas y ofreciendo comida para llevar.

La asociación de restaurantes holandeses KNH ha dicho que aunque se permita que sus miembros abran los locales con capacidad limitada, muchos se enfrentan a la ruina económica si se mantienen las medidas de distanciamiento.

Se espera que el gobierno holandés presente un plan para aligerar sus restricciones este miércoles.