Por Francisco Cubillo

Originalmente Día de la Madre Tierra, se remonta hasta el año de 1970, año en que el senador Gaylord Nelson de Wisconsin, Estados Unidos, propuso crear un día para crear conciencia en el mundo sobre las cuestionables prácticas ambientales de las empresas.

Desde 1968, el senador Nelson promovía campañas para abrir el diálogo al respecto, buscando que los ciudadanos presionaran a las corporaciones sobre sus prácticas en nuevos espacios de charla y dialetica.

Hace ya 50 años que se celebró por primera vez la fecha, encajada entre el 19 y 25 de abril pues en esos días no habían exámenes en ninguna universidad del país norteamericano, pensando en motivar mas allá la participación militante de jóvenes estudiantes.

Eventualmente la fecha se acordó para un 22 de abril, y a pesar de que el día se estableció en 1970, fue hasta 2009 que se estableció como día oficial respaldado por el estado gringo. Eso también significa que, hasta hace poco más de una década, ha sido celebrado exclusivamente gracias a las personas y empresas preocupadas por el medio ambiente, sin recibir la ayuda del gobierno o autoridades.

Aunque ahora es un día oficial y las empresas y gobiernos se lo toman un poco más en serio, sabemos que sus iniciativas son poco más que greenwashing, muy lejos de ser suficientes.

¡Sigamos presionándolos para lograr un cambio! El consumo inteligente es nuestra mejor arma contra sus intereses.