Nota por Francisco Cubillo

Durante los ultimos días las redes sociales se han llenado de imágenes de señoras peleando por papel higiénico, filas largas y supermercados con pasillos vacíos. El país goza de una seguridad alimentaria sólida, pero el miedo a una cuarentena dura (que por ahora no se asoma) empuja a los consumidores costarricenses a tomar decisiones por impulso.

Ok, le pedimos a 2020 que nos sorprendiera y además de una economía hecha mierda y una rampante crisis climática nos tiró en la cara una pandemia. No podemos decir que es lo que esperábamos pero peores cosas hemos superado.

Image result for 2020 surprise me meme

Si tenemos el privilegio de teletrabajar, probablemente el aislamiento es causa de que nuestra ansiedad haya profundizado. Para algunos puede ser difícil reaccionar mas allá de manteniéndose informados y lavándose bien las manos. Lo mejor es mantener la calma, no salir de la casa, buscar contenido de calidad para mantenernos entretenidos y aprovechar las soluciones de comercio en línea.

¿Dónde hacemos las compras?

Varios comercios ofrecen soluciones web tan simples como crear un usuario, ligar nuestra tarjeta (Peri acepta efectivo) y empezar a agregar artículos al carrito.

  • Mercado Borbón: Respaldada por Coopeborbón, la mejor solución para quienes vivan cerca de San José es el sitio web del mítico Mercado Borbón, con la carne, pescado, frutas y verduras de todos los 78 tramos del mercado, ofreciendo productos seleccionados para cumplir con los mejores estándares de calidad. Con o sin internet y con o sin pandemia, los mercados tradicionales siempre van a ser una fuente de alimento ética y confiable para alimentarnos. Acá el link.
  • Automercado: Aunque sea 10 veces más wholesome comprarle al Mercado Borbón, Automercado es la mejor solución para el estándar de consumo de la sociedad globalizada. Notablemente el único supermercado con Dr. Pepper. Acá el link.
  • Peridomicilio: Perimercados también ofrece una alternativa en línea a sus supermercados, para quienes se sientan más cómodos comprando sus abarrotes con un comerciante más tradicional. Literalmente el super de siempre, pero en línea. Acá el link.

Ustedes, ¿qué otras opciones conocen? ¡Compártanlas con nosotros!