Por Manuel Robles

¿Recuerdan la escena de la batalla final de Avengers Endgame? Capitán América yace solo y sin esperanza frente al ejército de Thanos, pero recibe aire con una comunicación de Black Panther avisándole de la llegada de refuerzos, transportados a través de los círculos de Dr Strange. 

Algo parecido ocurrió el miércoles 13 de mayo: en este escenario Bernie es Cap y recibe la ayuda de más de 300 legisladores de 24 países, entre ellos Jeremy Corbyn del Partido Laborista inglés, José María Villalta del Frente Amplio e Ilhan Omar y Alexandra Ocasio Cortez del partido Demócrata para instar al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional para que cancele la deuda de los países más pobres, para que logren hacer frente a la pandemia del coronavirus. 

“Lo que esta crisis nos ha mostrado es que tenemos que actuar como una comunidad global, verdaderamente estamos en esto juntos. Eso significa proteger a los más vulnerables entre nosotros”

Bernie Sanders, senador estadounidense

La pandemia del covid-19 ha generado una crisis doble en salud pública y económica. Los países más pobres que cuentan con pocos recursos para gestionar la crisis, altos niveles de deuda y sistemas de salud deficientes se encuentran en una situación especialmente vulnerable y con el riesgo de perder miles de vidas humanas, aumentar la pobreza, la hambruna y el desempleo.

Según datos de las Naciones Unidas la crisis del coronavirus puede empujar a 500 millones de personas a un estado de pobreza, es decir a un 8% de la población mundial. Además, la cantidad de personas al borde de la inanición podría duplicarse de 135 millones actualmente a 265 millones como resultado de esta pandemia.

“Nosotros, como comunidad global, debemos aprovechar esta oportunidad para ayudar a quienes sufren cancelando la deuda de las naciones que no pueden pagarla” 

Ilhan Omar, congresista de Estados Unidos.

Actualmente, los países en desarrollo (Costa Rica incluido) tienen una aplastante deuda externa de $11 billones, de los cuales $3.9 billones de deuda se tienen que pagar este año. De este grupo, 64 países pagan más en deuda que en sus sistemas de salud. 

Hace unas semanas el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) habían anunciado el aplazamiento del pago de la deuda de los países más pobres. Sin embargo este documento pide acciones más profundas, como la cancelación de la deuda para evitar una catástrofe humanitaria en estos países y la emisión de los Derechos Especiales de Giros (DEG).

Se estima que la crisis económica generada por la pandemia sea mucho más devastadora que la crisis financiera mundial de 2009, cuando se desplegaron los DEG por última vez.

“Ante una pandemia y una recesión mundial, no podemos permitir que los países más pobres dediquen sus recursos en pagar deudas insostenibles, que deberían ser destinados para proteger la salud y la seguridad de sus ciudadanos”

Bernie Sanders, senador estadounidense

De acuerdo con datos de la Universidad John Hopkins del 14 de mayo, hay 4.4 millones de personas infectadas con Covid-19 en el mundo y 302 mil muertes.  

Los 300 firmantes del documento quedan atentos a una respuesta de los organismos financieros a su petición la cual tiene un plazo de 15 días hábiles. 

La bola queda del lado del Banco Mundial y el FMI, a la espera de si deciden unirse a los esfuerzos colectivos de la humanidad para salir de la crisis juntos, o se unen al ejército de Thanos y terminan por estrangular al sur global.